joomla visitor
Auditoría
Los tres libros
Voces Diario
Banner
Certámen XLVI
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
353
Banner
352
Banner
351
Banner
350
Banner
349
Banner
Ediciones anteriores

Edición 354

Edición 353

Edición 352

Edición 351

Edición 350

Edición 349

Edición 348

Edición 347

Edición 346

Edición 345

Edición 344

Edición 343

Edición 342

Edición 341

Edición 340

Edición 339

Edición 338

Edición 337

Edición 336

Edición 335

Edición 334

Edición 333

Edición 332

Edición 331

Edición 330

Edición 329

Edición 328

Edición 327

Edición 326

Edición 325

Edición 324

Edición 323

Edición 322

Edición 316

Edición 306

Edición 315

Edición 314

Edición 313

Edición 312

Edición 311

Edición 310

Edición 309

Edición 308

Edición 307

Edición 305

Edición 304

Edición 303

Edición 302

Edición 301

Edición 300

Edición 299

Edición 298

Edición 297

Edición 296

Edición 295

Edición 294

Edición 293

Edición 292

Edición 291

Edición 290

Edicion 289

Edición 288

Edición 287

Edición 286

Edición 285

Edicion 284

Edicion 283

Edicion 282

Edición 281

Edición 280

Edición 279

Edición 278

Edición 277

Edición 276

Edición 273

Suplemento 273

Edición 276

Edición 275

Edición 274

Edición 272

Edición 271

Edición 270

Edición 269

Edición 268

Edición 267

Edición 266

Edición 265

Edición 264

Edición 263

Edición 262

Edición 261

Edición 260

Edición 259

Edición 258

Edición 257

Edición 256

Edición 255

Edición 254

Edición 253

Edición 252

Edición 251

Edición 250

Edición 249

Edición 248

Edición 247

Edición 246

Edición 245

Edición 244

Edición 243

Edición 242

Edición 241

Edición 240

Edición 239

Edición 238

Edición 237

Edición 236

Edición 235

Edición 234

Edición 233

Edición 232

Edición 231

Edición 230

Edición 229

Edición 228

Edición 227

Edicion 226

Edicion 225

Edicion 224

Edicion 223

Edicion 222

Edicion 221

Edicion 220

Edicion 219

Edicion 218

Edicion 217

Edicion 216

Edicion 215

Edicion 214

Edicion 213

Edicion 212

Edicion 211

Edición 210

Edición 209

Edición 208

Edición 207

Voces del Periodista Edición 321

English Arabic French German Japanese Portuguese Spanish


Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 348

TRES 1

 

TRES 2

 

  • Urge una reforma constitucional para exigir estudios superiores a los aspirantes a cargos de alta responsabilidad.
  • Recomendaciones de lectura a los legisladores

 

CHICAGO, ILLINOIS.- El feo y reprobable espectáculo que han dado muchos legisladores mexicanos al responder la pregunta sobre los libros que los han marcado como personas los exhibe columpiándose en una peligrosa ignorancia.

 

PELIGROSA porque con sus carencias de conocimientos deciden sobre los asuntos más importantes de México. Eso motiva estas líneas, dedicadas en general a todos quienes participan de tareas que afectan el interés público.

TRES 3Nadie tiene que saber mucho ni de todo, pero es de esperarse que una persona que asume el reto de representar a grupos sociales en la función legislativa, o de gobierno en general, tenga conocimientos amplios o alguna especialidad en las ramas del saber universal o al menos una sólida base profesional o cultural.

Nadie puede negar que la capacidad intelectual de los gobernantes es una condición muy trascendente para toda sociedad, porque los aludidos toman decisiones que pueden contribuir a gobernar y edificar a una nación o arruinarla.

Hoy México atraviesa un momento muy triste porque se puede ver que retrocedió un siglo y cayó en un punto en que en los hechos no se valora la educación superior, solamente en el discurso. La mayor prueba es que hoy los profesionistas son el sector más castigado por el desempleo y que los gobiernos de todos los partidos le regatean presupuesto a las universidades o institutos de enseñanza superior.

Señores políticos y empresarios, ya pónganse las pilas. Ningún país puede llegar lejos sin un poderoso sistema de enseñanza universitaria y de posgrado. Las escuelas y universidades en general deben ser instituciones consentidas del entramado social.

La reforma improrrogable

El hecho de que ciertos legisladores o funcionarios no recuerden un solo libro que hayan leído debe motivarnos al enojo y a la enmienda constitucional.

TRES 4Se entiende que entre los requisitos para convertirse en legislador, la Carta Magna de 1917 constitutiva del México actual no considerara el de la educación superior; una omisión grave, pero comprensible en su momento, cuando ni universidades había. Eso no tiene validez en estos tiempos en que abundan las opciones, porque el conocimiento es la mejor carta de las naciones para su desarrollo, y en México sólo tienen que mejorarse en lo material y en lo humano –alumnos, profesores y trabajadores- porque en lo referente a los programas académicos, existe una gran riqueza de opciones y en general están actualizados en los enfoques que la posmodernidad demanda.

Un ejercicio que a manera de crítica ha circulado en las redes sociales de internet, en el que diputados de varios TRES 5partidos tartamudean o divagan al no saber responder nada sobre libros nos debe forzar a exigirle al Congreso que se reformen las leyes de manera que todo aspirante a un cargo de elección popular o funcionario de alto rango posea al menos una licenciatura como base profesional para ejercer los cargos. Esto debe implicar a los integrantes de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, desde presidente municipal hasta presidente de la República, pasando por supuesto por todos los cargos de alta responsabilidad.

Se ha dicho que a las cúpulas partidista y legislativa les conviene disponer de un séquito de legisladores carentes de respaldo intelectual porque de tal forma son más fácilmente manejables, levanta dedos les dicen, útiles a la hora de votar las iniciativas.
Tal enfoque es un recurso miope, de efectos muy negativos para la sociedad, al final de cuentas contraproducente para la fracción legislativa de que se trate porque una parte de los electores se da cuenta de la artimaña y los reprueba.

Las recomendaciones literarias

TRES 9En espera de que se pueda actualizar la legislación, estas líneas son un exhorto a los ciudadanos para presionar en tal sentido. Mientras llega ese luminoso momento, aquí va una recomendación de tres importantes libros que todo legislador y todo funcionario debiera conocer. No es que sean los únicos, son tres libros básicos, cabe insistir, muy importantes para el bagaje cultural no solo de los aludidos sino idealmente de todo mexicano.

En primer lugar se puede recomendar la extraordinaria obra histórica México bárbaro del periodista estadounidense John Kennet Turner. Es histórica por doble razón, porque habla de un periodo histórico mexicano, el Porfiriato, y porque en sí mismo tal ensayo se convirtió en histórico al tratarse en una obra fundamental para el conocimiento de un periodo especifico de la vida nacional.

TRES 7En México bárbaro Kenneth Turner aborda los meses previos al estallido de la Revolución Mexicana y hace un detallado y muy completo análisis de los años aciagos del infame genocida Porfirio Díaz, que provocó su propia caída con sus excesos de autoridad, hecho que algunos historiadores tendenciosos han querido ocultar y maquillar, cuando lo cierto es que hizo todo para lograr el sitio de horror entre los gobernantes más despreciables de México.

De acuerdo con lo que investigó y publicó ese ilustre periodista, muy citado por los historiadores pero poco leído por los mexicanos, toda la obra material que se le adjudica a Porfirio Díaz resulta muy menor ante el balance de violaciones de derechos humanos que cometió, no sólo en su intento de aniquilar a los indígenas Yaquis del norte de México, ni por la persecución sanguinaria contra sus opositores políticos, como los hermanos Flores Magón y la familia de Aquiles Serdán, sino por su impulso del sistema económico de explotación laboral de campesinos, obreros e indígenas, basado en un salvaje esclavismo, algo que muchos historiadores contemporáneos prefieren callar.

TRES 8Por cierto, valga mencionar que a John Kennet Turner México le debe el más amplio reconocimiento por su invaluable contribución a la lucha revolucionaria que hizo con sus denuncias contra el esclavista Porfirio Díaz, también por su apoyo abierto a los precursores revolucionarios y la defensa de estos que emprendió ante la sociedad estadounidense y sus gobernantes. Sirvan estas líneas como una petición directa para que oficialmente las instituciones nacionales le rindan el más alto reconocimiento postmortem con un monumento o poniendo su nombre a una plaza importante o una avenida principal. No hay nada, de ese tamaño es el olvido, y México no es un pueblo de malagradecidos.

La segunda recomendación al respecto es la obra del Premio Nobel mexicano, Octavio Paz, El laberinto de la soledad, un ensayo que puso en primera plana el tema de la mexicanidad, donde el autor explora aspectos históricos de la identidad nacional. Esta obra es de gran actualidad por los tiempos que atraviesa México y resulta fundamental como exploración del autoconocimiento que como sociedad nos debemos para entender nuestras debilidades, lo cual debiera ser base para construir nuestras fortalezas como cultura nacional con potencialidad para el crecimiento en el contexto global.

 

TRES 10

 

Una tercera recomendación de libros que debieran estar en la cabeza de todos los aludidos son los dos volúmenes de Juan Rulfo, El llano en llamas y Pedro páramo. Para tener idea del significado de estos pequeños libros de cuentos rurales hay que mencionar que un grupo de expertos convocados por el gran diario británico The Guardian incluyó a Rulfo entre los autores más influyentes de la literatura universal, el único mexicano en esa lista de los gigantes de todos los tiempos. Con dos libritos que en páginas no hacen una sola obra del titán ruso Fedor Dostoievski, autor de kilométricos volúmenes, Rulfo está entre los inmortales… y pocos mexicanos lo han leído.

¿Se limitarían los derechos?

No debe ser válido argumentar que el derecho a votar y ser votado es un principio que consagra la Constitución mexicana para todo ciudadano que pretenda el acceso al poder, y que por lo tanto tal garantía es intocable. Como si no fuera cierto que la misma Constitución concede a los ciudadanos el derecho a cambiar sus propias leyes, sistema y régimen de gobierno cuando así lo considere. La Carta Magna fue hecha por personas ilustres y visionarias, pero en otra época y con sus limitaciones normales de esos tiempos.

 

TRES 6

 

Los retos de hoy nos obligan a pensar en esa reforma. Y que nadie argumente que se limitan las libertades y los derechos constitucionales. Tan fácil es que quien aspire a convertirse en un integrante del gobierno primero piense en prepararse intelectualmente y acreditarlo con algún título o certificado, excepto en casos en que los propios logros intelectuales de algunos hagan patente no sólo su conocimiento y dominio de ciertos temas, sino su inteligencia y afán de servicio a la nación.

Debe quedar claro a todos que para servir a México no se tiene que estar en un cargo público, se puede hacer desde varias disciplinas y multitud de actividades, como el deporte, el arte y la ciencia; el activismo social, sindical y político, la promoción de los derechos humanos, cultural o comercial.

Lo del derecho a votar y ser votado sin los méritos intelectuales es un pretexto para vivir con los privilegios que inmoralmente los grupos de poder han ido adoptando en la vida nacional.

*Periodista mexicano, residente en Chicago, Il. Estados Unidos.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla



More articles by this author

¿El fin del sueño americano?¿El fin del sueño americano?
Crónica. Deportaciones y remesas, la vuelta al pasado. ¿Cuántos miles...
Escenarios del trumpismoEscenarios del trumpismo
Es un tsunami. De tal magnitud son las primeras señales...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¿Quién está en línea?
Tenemos 81 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Números Anteriores
348
Banner
347
Banner
346
Banner
345
Banner
344
Banner
343
Banner