joomla visitor
Auditoría
Buhedera
Voces Diario
Banner
Certámen XLVI
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
353
Banner
352
Banner
351
Banner
350
Banner
349
Banner
Ediciones anteriores

Edición 354

Edición 353

Edición 352

Edición 351

Edición 350

Edición 349

Edición 348

Edición 347

Edición 346

Edición 345

Edición 344

Edición 343

Edición 342

Edición 341

Edición 340

Edición 339

Edición 338

Edición 337

Edición 336

Edición 335

Edición 334

Edición 333

Edición 332

Edición 331

Edición 330

Edición 329

Edición 328

Edición 327

Edición 326

Edición 325

Edición 324

Edición 323

Edición 322

Edición 316

Edición 306

Edición 315

Edición 314

Edición 313

Edición 312

Edición 311

Edición 310

Edición 309

Edición 308

Edición 307

Edición 305

Edición 304

Edición 303

Edición 302

Edición 301

Edición 300

Edición 299

Edición 298

Edición 297

Edición 296

Edición 295

Edición 294

Edición 293

Edición 292

Edición 291

Edición 290

Edicion 289

Edición 288

Edición 287

Edición 286

Edición 285

Edicion 284

Edicion 283

Edicion 282

Edición 281

Edición 280

Edición 279

Edición 278

Edición 277

Edición 276

Edición 273

Suplemento 273

Edición 276

Edición 275

Edición 274

Edición 272

Edición 271

Edición 270

Edición 269

Edición 268

Edición 267

Edición 266

Edición 265

Edición 264

Edición 263

Edición 262

Edición 261

Edición 260

Edición 259

Edición 258

Edición 257

Edición 256

Edición 255

Edición 254

Edición 253

Edición 252

Edición 251

Edición 250

Edición 249

Edición 248

Edición 247

Edición 246

Edición 245

Edición 244

Edición 243

Edición 242

Edición 241

Edición 240

Edición 239

Edición 238

Edición 237

Edición 236

Edición 235

Edición 234

Edición 233

Edición 232

Edición 231

Edición 230

Edición 229

Edición 228

Edición 227

Edicion 226

Edicion 225

Edicion 224

Edicion 223

Edicion 222

Edicion 221

Edicion 220

Edicion 219

Edicion 218

Edicion 217

Edicion 216

Edicion 215

Edicion 214

Edicion 213

Edicion 212

Edicion 211

Edición 210

Edición 209

Edición 208

Edición 207

Voces del Periodista Edición 321

English Arabic French German Japanese Portuguese Spanish


Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 351

BUHE 1

“DOCTOR TENGO MUY amarillos los dientes. ¿Qué me recomienda?” “Una corbata roja.” / La vida es una enfermedad congénita, progresiva, incurable y necesariamente mortal, que se contrae por vía sexual. / “Hoy en el gimnasio hice piernas, ¿y tú?” “Selfies.” / Tiene un pelo precioso… uno. / Tiene los dientes como perlas: escasos.


EL HOMBRE MÁS RICO DE LA HISTORIA


¿TUTANKAMÓN, CRESO, BILL GATES? No, más rico que todos ellos. Se llamó Mansa Musa, negro africano musulmán que vivió de 1280 a 1337, cacagrande del imperio de Mali y dueño de las minas de sal y de oro más grandes del mundo. Su fortuna se calcula, a precios de hoy, en 400 mil millones de dólares.

Claro que hay teorías conspiranoicas que afirman que hoy fortunas muy superiores, aunque encubiertas, que estiman hasta en 500 anglotrillones de dólares: más de 12 veces la de Musa (y diez mil veces la de Slim).

 

BUHE 5

 

Pero, aceptando sin conceder esa exageración, la fortuna de Musa era real, tangible (oro, plata, camellos, esclavos, fortalezas, etc), mientras que la de los megarricotes actuales es mayormente virtual, de papel o ni siquiera de papel: meros dígitos virtuales en el éter cibernético (acciones, bonos, derivados y demás inventos financieros sin existencia real alguna).

(Me dice mi gurú Swami Go que la ilusión es la misma: dígitos en una computadora que esclavas que te puedes follar. Todo es maya, un holograma. Pura matrix, pues.)

En fin, no es casual que sea precisamente Mali el sitio de oootra guerra por sus recursos (por cierto, de esta guerra, desatada bajo el pretexto multiusos de “combatir el terrorismo”, la prensa internacional no dice nada), presuntamente para obtener de sus minas el oro con el cual reponer el oro depositado en custodia por Alemania hace 70 años en Nueva York, y que hoy no hay modo de ver siquiera, ya no digamos auditar (como el oro de Fort Knox, por cierto, que nadie audita desde 1953).



CASAS DE CAMBIO


¿SABES CUÁL ES LA MÁS EFICAZ de todas las casas de cambio del país? La casa presidencial de Los Pinos. A sus ocupantes sexenales los cambia de fondo y para siempre. Sobre todo si los agarra chiquitos.



NOSTALGIAS


DESPUÉS DE ESTAR CASADOS durante 30 años, un día miré a mi esposa y le dije:

BUHE 6“Querida, ¿te das cuenta de que hace 30 años yo tenía un apartamento barato, un coche barato, dormía en un sofá cama barato, tenía una televisión de 10 pulgadas en blanco y negro, pero dormía todas las noches con una despampanante rubia de 25 años, que eras tú? ¿Y te das cuenta de que ahora tengo una hermosa casa, un coche último modelo, una cama King-size con sábanas de seda, una televisión enooorme de plasma; pero duermo todas las noches con una mujer de 55 años, con un poco de sobrepeso?”

Mi esposa, una persona muuuuuyyy razonable, me dijo: “Mi amor, te entiendo perfectamente. Sal y busca una despampanante rubia de 25 años, súper delgada, acuéstate con ella, y yo me aseguraré de que vuelvas a vivir en un apartamento barato, tengas una televisión de 10 pulgadas en blanco y negro, un coche barato y duermas en un sofá cama barato, para que no extrañes esos buenos tiempos.”

Me callé y saqué la basura.



CON UN CHIFLIDITO


“OYE, MARÍA, ¿cómo le haces con el Juan cuando él está ganoso? “Pos me echa un chiflido y yo voy.” “¿Y cuándo la ganosa eres tú?”
“Entro y le digo: ¿Chiflates, Juan?”



ABUSIVO


BUHE 4AL FINAL DE UNA CENA organizada por Winston Churchill, su mayordomo ofreció la caja de puros a los invitados. Uno de ellos, sin el menor escrúpulo, cogió cinco puros y se los metió en su bolsillo, murmurando: “Son para el regreso.” “Gracias por haber venido de tan lejos” le contestó Churchill.



SINCEROTA


BUHE 2LA FEALDEAD DEL PRÍNCIPE de Conti era legendaria, y debido a ello su mujer le engañaba sin vergüenza alguna. Un día al irse de viaje el Príncipe de Conti le dijo a su esposa “Señora, le recomiendo que no me engañe durante mi ausencia.” Y su esposa le susurró: “Señor, puede irse tranquilo: sólo tengo ganas de engañarle cuando le veo.”



OOOOOOMMMMMM


Recuerda meditar cuanto puedas, cuando puedas.


Tus comentarios: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Mis comentarios: www.telefarber.com.mx/web



More articles by this author

Buhedera / Fábula de la florBuhedera / Fábula de la flor
Oportuna fabulita que me llega anónima: “Érase una vez un...
BUHEDERABUHEDERA
Sarcasmos Si me dieran un peso por cada vez que...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¿Quién está en línea?
Tenemos 35 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Números Anteriores
348
Banner
347
Banner
346
Banner
345
Banner
344
Banner
343
Banner